En España existe una larga tradición en la cual, cuando nace un bebé, si este es niña durante sus primeros días, se les hace los agujeros para poder llevar pendientes de bebé.

Tanto si sois vosotros los afortunados, o lo son una pareja cercana, se te puede presentar el dilema de cuáles son más idóneos para el bebé y cuales son las consideraciones que tendrás que tener en cuenta a la hora de comprarlos. Para quitaros esta preocupación, os dejamos unos cuantos consejos sobre cómo elegir unos pendientes para bebés.

Habitualmente nos solemos realizar la pregunta de cómo elegir los pendientes para un bebé, para ello te dejamos 5 consejos que debes tener en cuenta a la hora de comprar unos pendientes para tu bebé o para regalarlos a algún familiar o amigo.

Cómo elegir los pendientes para bebés

Fíjate en el material del pendiente

Este es un aspecto fundamental a la hora de elegir unos pendientes de bebé adecuado, ya que al ser un recién nacido, su piel es mucho más sensible y aún no sabemos si ha desarrollado alergia a algún material. Por eso se recomienda que sean unos pendientes oro de 18 kilates. Al tener este tipo de oro tanta pureza, se reduce enormemente el riesgo de sufrir alergia.

El tamaño cuenta

Como seguro que ya te imaginarás, el tamaño del pendiente debe de ir en relación a la cabeza del bebé. A los recién nacidos se recomienda usar este elemento de entre 3 mm o 4 mm. Estos productos son conocidos como pendientes de primera puesta. Cuando el niño supere el año de edad se podrá valorar cambiar el tamaño del accesorio. Este podrá rondar entre los 5mm y 7mm.

El tipo de pendiente también es un aspecto a considerar debido a que puede cambiar nuestra percepción del tamaño, lo cual nos lleva al siguiente punto, la forma del pendiente para el bebé.

El pendiente coge forma

No es solo una expresión, se trata del siguiente punto a tener en cuenta. Debes de asegurarte de que la forma no pueda provocar lesiones en el bebé. Por ejemplo evita pendientes con picos o pendientes en forma de aro, ya que se puede enredar en el pelo o incluso tirarse. Lo recomendable es que el diseño tenga una forma plana, sencilla, que no le incomode a la hora de dormir o estar tumbado. ¡Es fundamental que se sienta cómodo con ellos puestos!

El cierre del pendiente

A la hora de escoger un pendiente para tu bebé es también fundamental fijarnos en su cierre. La opción más segura y cómoda para el bebé es elegir un cierre de rosca. Con este tipo de cierre evitamos que sobresalga la parte trasera del pendiente a la vez que evitamos que se caiga y pierda.

Hay más tipos de cierres en el mercado, pero estos los recomendamos para niñas más cuando haya menos riesgos de que sufra lesiones o se le pierda.

Cómo elegir los pendientes para bebés

Mantenimiento del pendiente

No todos los pendientes están hechos del mismo material y como imaginarás, no tiene el mismo mantenimiento un pendiente de oro completo, que uno que cuenta también con una perla. Los pendientes de perlas por ejemplo son sensibles al agua caliente debido al pegamento que las sujeta. Por lo que si tenemos pensado dejar de forma continuada el pendiente en el bebé, este se puede dañar.

Evita también que se acumule suciedad en la parte trasera del pendiente. Para conseguirlo recomendamos mover y limpiar con frecuencia dicha zona.

¿Cuándo puedo ponérselo?

Como hemos mencionado antes, es tradición hacer los agujeros al poco de nacer, debido a que no es frecuente que cause problemas. Si este es tu caso, es muy importante mantener una higiene adecuada para evitar posibles infecciones.

Pero si lo que quieres saber cuando es el mejor momento para realizar los agujeros, muchos expertos recomiendan esperar mínimo hasta los 2-3 meses para reducir el riesgo de infecciones.

Con estos tips no deberías de tener problema a la hora de escoger los pendientes para el bebé. Recuerda que el objetivo principal de regalar unos pendientes es que el bebé se sienta cómodo con ellos, ya tendrá tiempo de priorizar el diseño cuando sea más mayor. Una forma de fallar es elegir un diseño sencillo. Si lo piensas, son cómodos, hay menos riesgo de lesiones y además ¡nunca pasan de moda!.